Image
Top
Secciones
septiembre 4, 2017

La importancia del logotipo para tu empresa

Todas las claves para gestionar de manera correcta la imagen de tu negocio

Ya tienes abierto o vas a abrir tu propio negocio. Tienes un nombre, un local, un producto o servicio con el que te ganas o quieres ganarte la vida. Seguro que tienes un logotipo. ¿Le has dedicado el tiempo que se merece? ¿Eres consciente de lo que implica un buen o un mal logo? En este post vamos a comentar precisamente eso: la importancia de un logo para una empresa, sea del tamaño que sea. Empezamos.

Qué es un logotipo

Aunque con seguridad ya lo sabes, definamos antes que nada qué es un logotipo. En términos sencillos, es un elemento gráfico formado por letras y un icono (o sin él) que nombran e identifican a una empresa, marca o institución. Una definición básica pero válida para empezar. Los diseñadores gráficos o especialistas en branding y comunicación corporativa desglosamos y ahondamos más esta definición isotipo, imagotipo, isologo, imagen o identidad visual corporativa… pero este post hoy no es técnico, va dirigido a ti, empresario o futuro emprendedor. No obstante, si quieres profundizar un poco más, pincha aquí.

Un logotipo adecuado debería reflejar los valores de la empresa, así como describir de manera simbólica y sencilla su actividad. Es uno de los elementos más repetidos y que más van a recordar los clientes, ya que está presente en la tienda o sede de la empresa, en la web y redes sociales, en tarjetas de visita, bolsas… y un largo etcétera. Por ello es importante centrarse en su diseño y confiar en un diseñador profesional. En muchas ocasiones a esta tarea se le otorga poca importancia, y del diseño acaba responsabilizándose una persona amateur o con escasos o nulos conocimientos en la materia. Esto puede derivar en desastre. ¿Vas a confiar la imagen de tu empresa a una persona así?

Un buen logotipo es sencillo formalmente, descriptivo, fácil de recordar y llama la atención

Qué principios debe cumplir un logotipo

Una vez definido lo que es, ahora pasemos a explicar cómo debe ser un logotipo adecuado.

1. Sencillo en sus formas y fácil de recordar. Ya lo hemos mencionado antes, debe ser sencillo formalmente para que sea recordado por los clientes. Un logotipo demasiado complejo, con demasiados colores, formas complicadas o una tipografía difícil de leer está abonado al fracaso. Si por el contrario cumple con esta característica de la sencillez, seguro que a la hora de imprimirlo o bordarlo en una prenda no habrá problemas.

2. Atemporal y alejado de modas. Cuando se diseña un logotipo se hace para que dure años; puede que en un tiempo se actualice o se rediseñe, pero su función es durar en el tiempo para facilitar su recuerdo en los potenciales clientes. Si cada poco tiempo cambias el logotipo de tu empresa, darás una imagen de desorganización, improvisación y crearás desconfianza. Seguro que no es lo que quieres. Imagina por ejemplo que en 1995 abriste una empresa de telefonía, y tu icono es un teléfono con teclas y antena. ¿No lo ves anticuado a día de hoy viendo que los móviles actuales son táctiles y sin antena? Si en lugar de recurrir a un icono de un teléfono se hubiera usado otro concepto de comunicación, no sería necesario renovar el logotipo.

3. Bien realizado técnicamente. Ya sabes que ese logo va a estar presente en muchos soportes, por lo que es importante que se haga bien desde su creación. Los diseñadores solemos realizar los logotipos en formato vectorial, no es más que un formato que permite reproducirlo a cualquier tamaño sin que pierda nitidez. Volviendo al tema de la profesionalización, si encargas tu logo a una persona no adecuada es muy probable que te lo haga en un formato que luego sea complicado reproducir. Te sorprenderías si vieras la cantidad de gente que hace logos con el famoso programa Photoshop, y te digo desde ya que no es la mejor opción.

4. Original. Parece obvio, pero seguro que no quieres que otra empresa tenga un logotipo con la misma forma que el tuyo, ¿verdad? De nuevo si no inviertes en un profesional puedes tener problemas, y muy serios. Te cuento una anécdota. Hace un tiempo un cliente me pidió presupuesto para un logotipo, y cuando me reuní con él para saber qué necesitaba, me trajo tres folios con más de veinte diseños que alguien le había hecho ya. Me quedé muy sorprendido, porque normalmente un diseñador no presenta tantas propuestas distintas ya que el cliente acaba sin saber cuál escoger y el diseñador pasa demasiadas horas presentando ideas distintas para que se acabe escogiendo solo una. En definitiva, en esas hojas vi varias propuestas que me había parecido ver ya antes. Cuando volví a casa, me senté delante del ordenador y encontré en menos de cinco minutos varias de las propuestas en una web que vendía logos. ¿Qué habría ocurrido si el cliente escoge un logotipo de esos? Pues que podrían haberle denunciado si otra empresa legalmente compra el logotipo de la web, ya que por mucho que lo haya colocado antes en su negocio, el diseñador lo copió y no lo pagó, por lo que habría hecho algo ilegal.

5. Descriptivo pero ingenioso. El logotipo debe describir e identificar al producto o servicio que la empresa vende, sus valores o parte de ellos, pero debe hacerlo de manera inteligente. Si tienes una inmobiliaria, no necesariamente debe aparecer una casa en el icono de tu logotipo, o si lo hace podría hacerlo de manera sutil: entre la tipografía por ejemplo.

Un buen logotipo es sencillo, memorable, atemporal, bien hecho, original y descriptivo

Qué consecuencias puede tener sobre tu empresa un mal logotipo

Antes de empezar a hablar de las consecuencias negativas de un mal logotipo sobre tu empresa, quisiera dejar clara una cosa: lo más importante es que tengas un buen producto, servicio y atención al cliente. Debemos partir de ahí. El logotipo no va a salvar un mal producto o una pésima atención a tus clientes. Pero en cambio un logotipo inadecuado sí puede perjudicar a una empresa que tiene buenos trabajadores, un buen servicio o una excelente idea de negocio. Me parece importante destacar esta idea antes de empezar, mi intención no es convencerte de nada, sino de explicarte de manera responsable los beneficios que tiene para tu negocio un buen logotipo.

Ahora sí, vamos con las consecuencias de implementar un logotipo inadecuado en tu negocio.

La primera consecuencia es transmitir una mala imagen de cara a clientes actuales y potenciales (futuros) clientes. Imagina que tienes una tienda en un sitio inmejorable de tu ciudad, con gran paso de gente, pero con un horrible logotipo borroso en la fachada junto a otros negocios con logos nítidos y con rótulos bien colocados. Por comparación, la gente que pasa se lleva una idea negativa de tu empresa, y puede ser que a nivel interno des un servicio excelente, pero muchos no van a entrar solo por eso.

La segunda consecuencia es que vas a destacar sobre la competencia, pero para mal. Si tus competidores, esos negocios que están en el mismo sector que tú o venden productos similares a los tuyos, tienen una mejor imagen/logo que tú, pierdes puntos en la lucha. Intenta siempre destacar pero para bien y en todos los aspectos: atención al cliente, calidad del producto, etiquetado, imagen, posventa… Pero eso no solo te va a pasar con tu competencia. Imagina que participas en un evento junto a otros negocios y se hace un cartel o un folleto donde aparecen los logos de todos: ahí vas a estar junto a otras empresas que sí han invertido en su imagen, y tú vas a destacar negativamente de nuevo.

La tercera consecuencia es la pérdida de dinero. Si has invertido poco dinero en tu logotipo, quizá pienses que has logrado algo positivo, pero ahora te planteo lo siguiente: has hecho tarjetas de visita, un rótulo para el exterior de tu negocio, bolsas, página web… con un mal logotipo, sea por el motivo que sea. Cuando te des cuenta de los malos resultados con él lo tendrás que cambiar todo: invertir (ahora sí) en un diseñador profesional competente para tu nuevo logo, rehacer las tarjetas, el rótulo, las bolsas… Has perdido dinero, quieras o no.

Si no tienes un buen producto o servicio, un logotipo no va a salvar a tu negocio

Cuánto dinero invertir en un logotipo

Este tema es peliagudo a la vez que complejo de explicar, espero hacerlo bien. Hay empresas de muchos tamaños, con más o menos trabajadores, con más o menos sedes o sucursales, y pequeños negocios o autónomos. La regla es sencilla: invierte acorde a tu tamaño y capital. Si necesitas un coche nuevo y puedes gastarte 15.000 euros, no irás a un concesionario donde se vendan vehículos de alta gama, ¿verdad? En el diseño gráfico es igual de válida esta reflexión. Hay estudios de diseño muy reputados que cobran mucho dinero por sus creaciones, pero suelen trabajar con clientes muy grandes que facturan muchísimo dinero y pueden/deben hacer una inversión equivalente en su imagen. Si tu caso es el de una empresa pequeña, lo lógico es que busques estudios de diseño pequeños o diseñadores freelance. Puedes preguntar a gente que haya pasado por tu misma situación, seguro que te pueden recomendar a alguien. Si no, invierte un poco de tiempo y busca por tu cuenta. Los diseñadores mostramos en las webs trabajos que hemos hecho, ahí puedes ver cómo trabajamos y pedir presupuesto.

A la hora de decirte cuánto vale un logotipo no te puedo dar una cifra exacta. Cada caso es diferente y depende de si hablamos exclusivamente del diseño, o se incluye algo más como el diseño de tarjetas de visita, la impresión de éstas, o alguna aplicación más (rotulación de vehículos, ropa laboral…). Pero sí te puedo hablar de comentarios de algunos clientes o conocidos.

Una chica iba a abrir una cafetería y pidió precio por el diseño de un logotipo, y le pidieron 300 euros. Le pareció carísimo por hacer a ordenador “simplemente el dibujito que llevó hecho a mano en un papel”. Acabó encontrando a otra persona que se lo hizo de un día para otro cobrándole mucho menos. ¿La realidad? Obtuvo un logotipo nada trabajado, cero llamativo, acompañado de una rotulación igual de mala que ¡sorpresa! ¡Ha cambiado después de poco más de dos años! ¿El motivo? Una cafetería nueva muy cerca de la suya, con una imagen muy cuidada tanto en el exterior como en el interior, que en apenas unos meses le ha quitado mucha clientela. ¿Simplemente por el logotipo? Claro que no, pero sé que gente que no se dedica al diseño le llegó a decir que “la otra cafetería tiene todo muy arreglado: los dibujos de fuera, la carta…”.

Ahora te cuento el caso contrario. Un negocio de fisioterapia en una población pequeña. Un chico recién salido de la carrera se aventura directamente a abrir su propio negocio. Se gasta dinero en la reforma, en el local, en maquinaria… y acude a un estudio de diseño para que le diseñen su logo. No sé exactamente cómo se lo debieron presupuestar, pero al tiempo vino temblando a la imprenta donde trabajaba en mis inicios. Cuando le pregunté qué le ocurría, me dijo que le habían cobrado 3.000 euros por el diseño de su logotipo (+ algunos extras como las tarjetas y unas cuartillas de publicidad). El chico, con toda la razón del mundo, no entendía una cifra semejante para su pequeño negocio. Aquí hay varios puntos que comentar. El primero de ellos es ¿le estafaron? La respuesta es no. Un logotipo puede valer eso y mucho más, pero desde luego que antes de encargar un diseño o cualquier otro servicio, debes tener muy claro SIEMPRE cuánto te va a costar: es tu derecho. Si no te lo dicen, pregúntalo. El segundo punto es: si la empresa era tan pequeña, ¿cómo le cobran semejante cantidad de dinero? El precio en diseño se adapta al tamaño de la empresa: si un diseñador tiene que realizar un trabajo para “Neumáticos Pepe” con 4 empleados no puede cobrar lo mismo que si el encargo es para Coca-cola. El alcance de la marca y de las campañas es muy diferente, sus ingresos, su plantilla… y la responsabilidad e impacto de un error es, por ende, también mucho mayor para el diseñador, de ahí que el precio no sea el mismo. Y el tercer y último punto es dónde estuvo el error. Pudo estar en el chaval por no pedir presupuesto o por pecar de inocente; pero también pudo estar en el estudio por no ser transparente y dejar claro antes de empezar cuánto iba a costar el encargo.

Confía siempre en un profesional a la hora de gestionar la imagen de tu empresa

Guía para conseguir un logotipo adecuado para tu negocio

Para finalizar el post, te voy a dar una guía (unos consejos) para que no te equivoques a la hora de encargar el logotipo de tu negocio.

1. Elige a un profesional del diseño gráfico, huye de los aficionados. El logotipo es la imagen de tu empresa, no la dejes en manos de alguien que puede perjudicar tus intereses solo por conseguir un precio más bajo. Un profesional se ha formado para ejercer el trabajo de diseñador, paga sus impuestos y adquiere equipos y pogramas necesarios para su labor que valen mucho dinero y, sobre todo, vive de su negocio, igual que tú quieres vivir del tuyo.

2. Busca a un diseñador o estudio acorde con el tamaño de tu negocio. Si eres un profesional autónomo o una pequeña tienda de barrio, busca a un diseñador autónomo o un estudio de diseño de barrio. Es lógico, ¿no?

3. Especifica al diseñador o estudio todo lo que necesitas: logo, tarjetas… y pide un presupuesto detallado. Siempre te saldrá mejor de precio un “pack” que cada trabajo por separado. Y si hay material impreso, pregunta explícitamente si en el precio se incluye la imprenta, ya que hay sitios donde sí se incluye y en otros no.

4. Una vez aceptado el presupuesto, entrega todo lo que te piden: información de la empresa, sobre tu actividad, clientes potenciales… Esa información es muy necesaria para que te realicen un buen logotipo.

5. Acepta que no te van a hacer diez propuestas de logotipo, de hecho esa idea no es nada recomendable. Piénsalo. Es mejor una o dos propuestas bien trabajadas y con conceptos buenos, que mostrarte diez ideas distintas y montarte tal lío que no sepas cuál elegir.

6. Cuando tengas alguna propuesta, no te pongas a hacer “sondeos” y a preguntar a todo el mundo si le gusta o no. Si es tu empresa, eres tú quien debe elegir. Si decides preguntar, hazlo solo a tu círculo de confianza.

7. Asegúrate de que el logotipo es igual de bueno usando un solo color. Aunque la propuesta final tenga más colores, si estando solo en negro se sigue entendiendo el concepto y transmitiendo bien los valores de tu empresa, genial.

8. No te quedes con dudas de nada y participa en el proceso. Todo lo que no entiendas, pregúntalo, y toda idea que tengas, plantéala, pero no la impongas. Déjate asesorar por el diseñador, es un profesional y no hay nadie mejor que él para guiarte. La idea es que os respetéis mutuamente las opiniones y que el trabajo fluya y sea dinámico.

9. Una vez tengas el logotipo hecho, deben entregártelo en digital para que lo guardes y lo tengas a mano para cualquier uso: para tu web, para imprentas, para rotulación, para redes sociales… La entrega debería incluir el logotipo en varios formatos: vectorial (no se pixela) y en mapa de bits (para web, redes sociales…). Ese disco o archivos guárdalos bien, haz copias y asegúrate de que no se pierden.

10. Si tienes claro que vas a hacer varias cosas con el logotipo (tarjetas, carpetas, sobres, bolsas, material promocional, rotulación de vehículos, catálogos, folletos…), procura realizarlo con el mismo equipo que te ha hecho el logotipo. Aunque esto no es imprescindible, nadie mejor que ellos conoce tu marca: te la acaban de crear y la entienden más que nadie, por lo que con total seguridad la aplicación a distintos soportes será más satisfactoria y, además, de este modo les premiarás al seguir ofreciendo tu confianza en su trabajo.

¿Alguna duda? Si la tienes, escríbela en los comentarios y te responderé personalmente. Y si necesitas presupuesto para realizar el logotipo de tu empresa, contacta y hablamos.

Comenta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.